Al ser parte fundamental de la infraestructura crítica del país, la tecnologización del Estado, tanto en su gestión interna como de cara a la ciudadanía, así como su ciberseguridad,  son un reto constante para este sector que requiere de un socio tecnológico comprometido y experto.