Cumplir con estándares internacionales, así como disponer de una capacidad productiva y tecnológica para satisfacer requerimientos técnicos específicos de los demandantes, son algunos de los desafíos que este sector enfrenta y que debe contar con un alto respaldo TI y de ciberseguridad.